jueves, 19 de diciembre de 2013

TUMBA DE NAJT - DETALLE


Pintura sobre estuco de la Tumba de Najt, nº 52, en la necrópolis de Sheik Abd el-Qurna, en Tebas. XVIII Dinastía (hacia 1403 a.C.), destinada a un alto funcionario, Najt, sacerdote de Amón, escriba y astrónomo, al servicio del faraón Tutmosis IV.


Este detalle pertenece a la pared de la izquierda de la entrada a la cámara funeraria, en ella se representa una escena del Festival del Valle”, una fiesta en la que la efigie de Amón era traída por el rio Nilo desde Karnak, honrando a los difuntos a la orilla de la necrópolis, fiesta que aprovechaban para para celebrar un gran banquete familiar.
El uso exclusivo de la pintura permitió ciertas novedades técnicas con las que introducir dichas novedades que anuncian el paso de una pintura lineal, mero dibujo coloreado, a una pintura de gran riqueza cromática y empleando nuevos recursos como son las transparencias de los ropajes y plasman la riqueza y el lujo mediante joyas y ricos tocados. Observamos como las manos son dibujadas con suma delicadeza.
El banquete está amenizado por músicos y bailarinas, representadas en la fila inferior, en ella aparece una de ellas desnuda, tañendo un laúd al tiempo que baila y vuelve la cabeza a su espalda mostrando de frente el torso y los senos, a su vez proporciona cohesión compositiva al grupo y lo dota de sensación de movimiento al dar un paso al frente.


En la fila central vemos tres figuras sentadas sosteniendo la flor de loto, seguramente sacerdotes, figuras simétricas, que observan lo que seguramente será el banquete o las ofrendas a la esposa de Najt.
En la fila superior se encuentras las mujeres nobles atendidas por una esclava desnuda que les proporcionaba perfumes y flores, en esta escena llama la atención un arpista ciego, recurso muy empleado en esta época.
La obra mantiene ciertos cánones del arte clásico egipcio, conservando el carácter narrativo de la escena, el uso del perfil y los colores. En la parte superior derecha vemos unas piernas grandes que justificarían el uso de la perspectiva jerárquica. La composición en registros la dota de carácter narrativo, enfatizado por los perfiles de las figuras que nos permiten seguir la secuencia marcada por el artista.


Durante el Reino Nuevo, tanto faraones, como altos funcionarios, cambian sus sistemas de enterramientos, abandonan las tumbas monumentales de períodos anteriores, que eran objetos de saqueos, por profundas cámaras excavadas en la roca de las montañas de los valles y disimulaban la entrada para evitar esos ataques. 



Nota: Este comentario pertenece al análisis planteado dentro de la PEC de la Asignatura "Arte de las Grandes civilizaciones antiguas: Egipto y Próximo Oriente".


3 comentarios:

  1. ¡Hola! Antes de nada enhorabuena por el blog.

    Yo también estoy en primero de Historia del Arte por la Uned y mira por donde buscando información para la PEC he dado con esta página.

    ¡Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias!!! Animarte que la termines, es un trabajo, que al menos a mí, me ha resultado superinteresante...

      Eliminar